Secuestraron los celulares de Cinalli y Comelli: sospechan que administraban redes sociales desde la cárcel

En las últimas horas se dio a conocer que Blas Cinalli y Enzo Comelli, dos de los ocho imputados en el crimen de Fernando Báez Sosa, quedaron más comprometidos en la causa. Según trascendió, se secuestraron sus teléfonos celulares por sospechas de que con estos dispositivos administraban cuentas en apoyo a su causa en las redes sociales.

Los grupos de Instagram "Rugbiers.Zárate" y su paralelo "Rugbiers_Zárate" habían estado inactivos durante el último tiempo y luego, con el proceso judicial cercano, volvieron a actividad. Sin embargo, después de que trascendiera que los teléfonos de los imputados habían sido secuestros, ambas cuentas fueron dadas de baja.

Cabe remarcar que los detenidos podían tener celulares por el privilegio que la Justicia le otorgó a los presidiarios durante la pandemia de COVID-19, para poder estar en contacto con sus familiares en medio del aislamiento obligatorio.

Hasta el momento no se sabe si la Justicia tiene solamente la sospecha de la vinculación de esos dos dispositivos con las cuentas o si ya cuenta con certezas de que ambos imputados estaban ensuciando la causa a través de algunas publicaciones. Lo paradójico de todo esto es que Comelli es uno de los rugbiers que decidieron no hablar en las audiencias, algo que sí hizo Cinalli, quien fue el único que se refirió a Fernando por su nombre y no con una referencia personal.

En el Instagram había mensajes de apoyo con fines motivacionales para los imputados, por parte de supuestas personas que aseguran que están "seguros" de que no les van a dar perpetua a los acusados, y otros en los que se organiza una cadena de oración, entre otras cosas. Todo este tipo de apoyos eran constantemente compartidos en las historias que se subían en la red social.

Las cuentas habían estado en el centro de la escena hace algunas semanas, cuando allí escribían declaraciones aberrantes como "la pelea la empezó Fernando" y otras frases que buscaban victimizar a los acusados, como "es complicado hablar de condena justa, sobre todo si la parte implicada en una condena son ocho chicos a los cuales no se les respetaron sus garantías y derechos judiciales como corresponde y como todos deben tener".

"La pelea la empezó Fernando": la indignante defensa de la novia de uno de los rugbiers

En las cuentas, además, había discursos de odio contra periodistas, abogados de la querella y contra muchos de los usuarios que los insultaban por ese medio, mientras que además criticaban el encono social hacia ellos. Por otro lado, también subieron videos con información de las audiencias, como pericias y otro tipo de elementos que se dieron solamente frente al Tribunal Oral Criminal 1 de Dolores.

En estos momentos, la querella, encabezada por los fiscales Juan Manuel Dávila y Gustavo García, además de los abogados de Graciela Sosa y Silvino Báez, , Fabián y Facundo Améndola, se están preparando para el alegato de la acusación, que los ocho imputados escucharán.

El defensor Hugo Tomei, por su parte, negó que haya existido el secuestro de estos dispositivos móviles cuando fue consultado por algunos medios sobre la novedad. El letrado es amigo íntimo de Mauro Pertossi, el papá de Ciro, Luciano y Emilia, su ayudante en la defensa y ahijada, además de ser el tío de Lucas y el padrino del mismísimo Cinalli.



Fuente: https://www.bigbangnews.com/policiales/secuestraron-los-celulares-de-cinalli-y-comelli-sospechan-que-administraban-redes-sociales-desde-la-carcel-20231259340

Comentarios

Comentar artículo