Sin tierras para construir ni viviendas para alquilar

El anuncio de esta semana del intendente José Zara sobre la construcción de 50 viviendas sociales para el 2021 en lugar a definir, reactivó en la localidad uno de los temas siempre latentes y que más preocupa a los villalonguenses.

Solo alcanza con recorrer las redes sociales para ver los múltiples pedidos solicitando alquileres. Es una de las formas más fácil de evidenciar la falta de viviendas mostrando la precariedad habitacional por la que pasa la localidad.

 “Todo está ocupado”. “No tengo y nadie me dijo que se va”, son solo algunas de las respuestas que reciben quienes preguntan a dueños de departamentos o propietarios de inmobiliarias. Hasta el propio estado municipal reconoce la situación.

La localidad, al igual que otros lugares, padece una falta de viviendas desde hace años. Al finalizar el gobierno de Ricardo Curetti en el 2.015 ya se conocía que el déficit de unidades habitacionales era de 450. En julio del año pasado esa cifra ya se estimaba en 700, estimación que nunca fue desmentida por la actual gestión municipal.

(http://villalongahoy.com.ar/articulo.php?art=4b8e0d4e6fba3f7eef24c56bd9cb287f ).

Consultas

En la localidad existen dos inmobiliaria que ratifican la situación.

Desde Roma Inmobiliaria, su titular Rodrigo Martínez indico que “tenemos 22 propiedades y están todas ocupadas”.

Por su parte desde S&S, trazaron un panorama similar.

“Administramos unas 35 propiedades entre casas y departamentos. Están todas ocupadas” comento Augusto Sánchez.

“Está desbordado el tema. Hay mucha necesidad de alquiler sobre todo de casa-tipo, es decir dos dormitorios, cocina-comedor, baño y patio” remarco.

En cuanto a los precios de los alquileres que se exigen rondan entre los $8.000 y $20.000 dependiendo la zona y las comodidades.

Las razones de la actual situación

El último barrio construido por el estado municipal de Patagones en nuestra localidad data de junio de año 2.011 con las 96 viviendas correspondientes al Plan Plurianual II.

Desde ese año a la fecha, ninguna casa hecha por el estado se ha llevado adelante. Demasiado tiempo y puede explicar en parte la actual coyuntura.

Solo esta razón deja en evidencia la falta de gestión por parte del estado municipal; la no implementación de planes de acceso a la tierra (aquí no llego Un Lote una Vivienda como si en el resto del distrito);  la escasa participación de la inversión privada (por desinterés, por falta de fondos o de tierras) o el siempre inalcanzable crédito bancario, podrían ser otros de los motivos.

La situación no es más grave porque el PROCREAR permitió que muchas familias pudieran construir sus casas.

Lo cierto es que esta situación conspira contra el crecimiento de la ciudad y conlleva hacinamiento, valores de alquileres por las nubes con requisitos difíciles de cumplir en muchos casos, encarecimiento de precios en la mano de obra y materiales para la construcción y por ende del costo de vida y la imposibilidad de radicaciones de personas, profesionales o emprendimientos privados.

Parafraseando al General Perón, la única verdad es la realidad. Y la realidad manda. Esta dice que lisa y llanamente no hay viviendas para alquilar y muy pocas para la venta que están destinadas a un sector económicamente fuerte que suele adquirirlas como “inversión” pagando sumas que casi nadie puede hacer frente, para alquilarlas luego a valores que implican un gran esfuerzo económico y laboral para muchos trabajadores.  

Es una realidad que está a la vista de todos y suele llamarse desigualdad.

Hacinamiento

Uno de los efectos no deseados por nadie que origina la situación descripta es la proliferación de “conventillos” o “pensiones” que según fuentes policiales serían “más de 40”. El dato, a falta de información oficial de la municipalidad de Patagones, es fiable. Nadie mejor que la policía comunal sabe de esta situación. Deben lidiar todos los días con ello.

Estos lugares, en muchos casos, ni siquiera reúnen las condiciones mínimas de convivencia. Incluso algunas han sido noticia reiteradas por albergar a personas que luego tuvieron inconvenientes con la ley.

Están en todos los barrios donde allí conviven familias, madres solteras con hijos menores u hombres solos. Muchos de ellos llegan a la ciudad en búsqueda de un futuro mejor o de simplemente “hacer la temporada” de la cebolla para luego irse. Pero son varios los que deciden quedarse y formar su proyecto de vida aquí.

Este medio trató de conocer con distintos funcionarios municipales cuál es la postura de la municipalidad en esta materia. No hubo respuesta pero sí que el pedido de  la información solicitada se hiciera vía nota formal.

Igual situación con los terrenos

Una situación similar ocurre con el acceso a la tierra, aunque con algunas diferencias no tan pequeñas.

Nadie a ciencia cierta puede explicar cómo una localidad rodeada de miles de hectáreas de campo no tiene tierras que puedan destinarse a la concreción de un barrio de viviendas sociales o simplemente a la venta a precios accesibles.

Y no es que no halla ofertas. He aquí una de las “diferencias no tan pequeñas”.

Víctor Hugo Vogel es uno de los vecinos dispuesto a ceder tierras aledañas a la localidad y confió que “la última reunión que tuvo sobre el tema fue hace casi 6 años cuando asumió el intendente Zara. Luego tuve una reunión con Ricca (Juan Carlos, Subsecretario de Planificación y Patrimonio). Intente varias veces tener contacto con la municipalidad pero fue como tener un paredón de frente. Nunca se preocuparon” destaco el prestador de servicios agropecuarios quién fue más allá remarcando que ofreció 70 hectáreas, “casi dos Villalonga” pero reiteró que “no hay predisposición. Todo va a Carmen de Patagones”.

Por otra parte, la familia Roumec viene aguardando hace años poder avanzar con la venta de una parcela de 200 terrenos ubicados sobre calle Neuquén, incluso tuvo una apertura de arterias previo a las elecciones del 2.019. Fue casi lo único que se hizo porque a la fecha es muy poco lo que se ha podido concretar. Solo pareció moverse la situación luego de que este medio publicara un informe el pasado 22 de septiembre y una nota con Sandra, integrante de la familia, el día 29 de ese mismo mes.

(http://villalongahoy.com.ar/articulo.php?art=9f8e01fad2974cc41e7ec911bfcb62eb y http://villalongahoy.com.ar/articulo.php?art=f4fea4466cb1c6d3791d54c16e210bfc

Otro sector que avanza por si solo es el denominado Parque Industrial, ubicado sobre el acceso a la ciudad, terrenos que pertenecen a Bettina Colos.

Sin embargo cuando la propietaria de esas tierras las ofreció a fines del 2.018 y principio del 2.019 en su Facebook personal, llamativamente el propio municipio a través de su cuenta en esa misma red social y también en los medios advertía a los posibles interesados de no adquirirlos aduciendo cuestiones legales. (https://www.lanueva.com/nota/2019-3-20-9-44-0-villalonga-advierten-sobre-estafas-mediante-la-venta-de-terrenos-no-aptos-para-viviendas ). Muchos no hicieron caso y el sector, pese a no contar con todos los servicios, se sigue agrandando.

Solo para tener una idea, un lote de medidas “normales” cuesta hoy en Villalonga, según el lugar y los servicios, entre los U$20.000 y los U$ 45.000 a un promedio entre el oficial y el “blue” de la moneda norteamericana.

Conclusión

Esta situación tal vez sea una cuestión de mercado, tal vez sea poca la oferta y mucha la demanda, tal vez sean lugares con servicios o mejoras y por esos los valores. Son solo algunos “tal vez” y podría haber muchos otros. Pero lo que seguro hay es una falta de presencia del estado municipal que solo termina  beneficiando, por omisión, inoperancia o connivencia, a pocos y perjudicando a muchos.

 

 

 

 

Comentarios

Comentar artículo