Multitudinaria reunión de regantes en Pedro Luro

Más de 400 personas se dieron cita ayer en la reunión convocada por el Consorcio Hidráulico del Valle Bonaerense del Río Colorado, en Pedro Luro.

El encuentro se inició con un informe del presidente del Consorcio, Luciano Principe.

Detalló la serie de encuentros mantenidos con funcionarios provinciales, entre ellos el ministro de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez, su jefe de gabinete Jonatan Sánchez, de Corfo
Río Colorado y los intendentes de Villarino y Patagones.

“Le hemos planteado la crítica situación por la que atraviesan los regantes de la zona y advertido sobre las serias consecuencias económicas y sociales que acarreará para toda la región”, dijo Príncipe en una parte de su alocución.

 También se le pidió a la Provincia que se haga cargo del presupuesto anual de Corfo, lo que le permitiría al productor aliviar la carga y destinar parte de esos fondos a la generación de obras en la red secundaria, para evitar la elevada pérdida de caudales del sistema por infiltraciones.

 “No estamos haciendo una planteo político, sino que estamos haciendo un reclamo lógico de toda la región al Estado provincial”, aclaró Principe.

Los asistentes consideraron imprescindible definir los cupos de agua del río Negro que corresponderían a cada provincia ribereña (entre ellas Buenos Aires), a partir de lo cual hicieron hincapié en la necesidad de hacer un trasvase de caudales desde el Negro al Colorado.

“Sin agua vamos a desaparecer”, manifestó uno de los productores, considerando trascendente ese aporte de agua de otra cuenca.

También se reclamó desde la platea el uso eficiente de los recursos por parte del Corfo Río Colorado.

Otra idea que tuvo trascendencia en el encuentro fue avanzar con el proyecto de regulación del Colorado a través de la construcción del Dique Regulador Paso Alsina.

Varios de los regantes advirtieron la falta de poder adquisitivo para hacer frente al canon de riego  y criticaron el aumento del 35 por ciento de su valor, mientras que en contrapartida recibían la noticia que se reducía la temporada de riego en nada menos que 30 días.

Los regantes reiteraron la necesidad de mantener un encuentro en el que estén presentes sectores políticos, ausentes en el encuentro de ayer, lo que originó un profundo malestar por parte de los productores, por la falta de respuestas concretas y a la incertidumbre de no saber si habrá o no agua en el próximo ciclo.

  

 

 

  

Comentarios

Comentar artículo